ENSAYO: Más allá de los símbolos del Tarot

Publicado por Tienda Arquetípica en

 Este interesante ensayo escrito por la taróloga Jeanette Roth -y traducido por Arquetípica- fue publicado originalmente en eZine Timeless Spirit, en el 2005, en respuesta a una serie de artículos y publicaciones que la autora leyó, criticando ciertos tipos de Tarot, esos que se sienten fuera de lo "convencional".

 

​Beyond Symbols: Different Ways of "Seeing" the Tarot

Una pregunta, presentada para su consideración, amable lector: ¿los ciegos "ven"?

La respuesta que parece obvia: no, por supuesto que no. Estar ciego es ser incapaz de recibir y procesar datos ópticos, de modo que la vista no es posible.

Excepto…

En inglés o en español, la palabra "see/ver" tiene múltiples significados, entre ellos, "entender". A pesar de su discapacidad visual, ¿hay alguien que argumentaría que los ciegos no tienen una comprensión completa y precisa del mundo que los rodea? Para estar seguros, esa comprensión se obtiene de una manera diferente a la que adquieren las personas videntes. Sin embargo, a pesar de su dependencia de modos sensoriales diferentes, una persona ciega y una persona vidente pueden ponerse de acuerdo en muchos, quizás la mayoría, aspectos relacionados con la naturaleza de la "realidad mundana".

Por ejemplo, si le pide a una persona que ha sido ciega desde el nacimiento que describa un gato, el resultado será una lista de cualidades que concuerda con las percepciones de una persona sin discapacidad visual: pelaje, cuatro patas, dos orejas, una cola, emite un sonido de "ronroneo", persigue a los ratones, etc.

Sin duda, los ciegos "ven", es decir, tienen una comprensión funcional del mundo. Exactamente cómo obtuvieron esa comprensión es irrelevante, desde el punto de vista de sus interacciones diarias con los demás y con su entorno.

 

Tarot, significado y el "mundo interior"

El propósito del ejercicio anterior es establecer la base metafórica para una discusión de un grupo al que me referiré como "simbológicamente ciego". Esto no sugiere que exista una clase de personas que son incapaces de ver símbolos, en el sentido visual. Claramente, cualquier persona con vista normal puede percibir visualmente un símbolo dentro de una ilustración.

Pero con el tarot también exploramos las cartas con nuestros "ojos internos"; es decir, contemplamos los significados más profundos de las imágenes que tenemos ante nosotros para obtener una comprensión funcional del mundo interno o psicológico.

Incluso un lector capaz de realizar lecturas fluidamente intuitivas tenderá a asignar algún tipo de importancia estable a las tarjetas cuando trabaje con las tarjetas fuera de una situación de lectura. Si estamos usando las tarjetas para la superación personal y la guía espiritual personal, es necesario establecer cierta coherencia en sus significados para tener alguna esperanza de aprender lo que tienen que enseñarnos.

La pregunta es: ¿cómo identifican los individuos los elementos dentro de las tarjetas que pretenden lograr esta comprensión de sus significados? Como en el mundo físico, puede ser un error suponer que todos usamos los mismos "modos sensoriales" para recopilar información en los planos internos.

 

Símbolo y "modos sensoriales" en los planos interiores

Para un tarot que aspira a ser más que un mero artículo de novedad, suponemos que los creadores del mazo habrán intentado imbuir sus imágenes con cierta importancia. Si los resultados son exitosos o no solo se puede juzgar caso por caso, y este no es el objetivo de este ensayo. Lo importante, para los propósitos de la presente discusión, es la naturaleza de los componentes utilizados para construir ese significado.

Tradicionalmente, el establecimiento de significación se logra mediante la inclusión de elementos simbólicos: iconos específicos dentro de la ilustración destinados a representar una idea o una constelación de ideas. Estos elementos pueden ser tan simples como una sola imagen arquetípica, incluso estereotípica, una rueda de ruleta para la "Rueda de la fortuna", por ejemplo, o tan complejos como minucias herméticas incrustadas en la imagen en capas y referencias cruzadas en todo el mazo.

Cuando están bien seleccionados y bien ejecutados, estos símbolos proporcionan al intelecto una base metafórica para conceptos metafísicos más tenues, conceptos que no siempre se pueden expresar de manera fácil o concisa dentro de las limitaciones de la comunicación humana normal.

Pero el intelecto no es el único modo por el cual reunimos y procesamos información en los planos internos. Por lo menos, la emoción y la intuición también juegan su propio papel en la configuración de nuestra realidad psicológica, un hecho explotado por ciertos grupos, como los anunciantes y los políticos, que a menudo encuentran más efectivo atraer a su público de manera irracional (no intelectual ) nivel. A la luz de este hecho, puede ser un error suponer que los primeros pasos en el camino hacia la iluminación, tal como se nos presentan a través del tarot, deberían pasar invariablemente de las cartas al espíritu a través del intelecto. No obstante, si bien esta parte particular del proceso generalmente no se declara abiertamente en la documentación de ningún mazo de tarot en particular, es, para la mayoría de nosotros, la realidad funcional. Es el intelecto que capta la metáfora superficial de un símbolo,convirtiéndola a su significado más profundo, "no racional" (a través de la contemplación, la meditación u otros medios), que luego pueden ser procesados ​​y utilizados por otros niveles de la psique.

 

Las limitaciones de los símbolos

Volvamos ahora a nuestra pregunta anterior: es decir, ¿cómo identifican las personas los elementos dentro de las tarjetas que pretenden comprender sus significados? Si los resultados siguieran la intención, los estudiantes de las tarjetas reconocerían los elementos simbólicos colocados dentro de las ilustraciones de las tarjetas, descifrarían intelectualmente su intención metafórica y, a partir de ahí, extrapolarían su significado real para la aplicación en los planos internos. Sin embargo, hay dos problemas potenciales con este proceso:

1) El estudiante puede carecer del conocimiento de fondo adecuado necesario para identificar la intención metafórica del símbolo.  Puede ser bueno, por ejemplo, que un creador de mazos use los símbolos alfa y omega griegos en una carta para representar "el principio y el fin". Pero si el estudiante no está familiarizado con estas letras griegas, y mucho menos con las ideas ocultas asociadas con ellas, entonces se vuelve extremadamente difícil para el estudiante pasar a la siguiente etapa de comprensión.

Afortunadamente, hay una solución relativamente simple para el dilema anterior. Mientras exista documentación adecuada que explique las asociaciones apropiadas para los elementos simbólicos, los estudiantes (suponiendo que tengan acceso a la documentación) deberían poder usarla para corregir cualquier falta de conocimiento que pueda dificultar sus estudios. Por lo tanto, no necesitamos preocuparnos por esta dificultad potencial en este momento.

2) El estudiante puede, por necesidad, depender más de otros modos psicológicos para la recopilación y el procesamiento de la información del "plano interno".  Del mismo modo que los discapacitados visuales deben confiar en sus otros cuatro sentidos para dar sentido al mundo que los rodea, también es posible que la composición psicológica única de los individuos los predisponga a depender más de funciones mentales particulares para dar sentido a la realidad. mundo dentro de ellos. Si un individuo en particular es, para usar el término que presenté anteriormente, "simbológicamente ciego", entonces los enfoques tradicionales de las imágenes del tarot pueden no ser un medio eficaz para estimular el crecimiento espiritual de ese individuo. Este es el posible obstáculo de interés para nosotros aquí, ya que la solución no es tan simple como leer un libro apropiado.

 

¿Es posible ser ciego a los símbolos?

¿Qué quiero decir exactamente cuando afirmo que una persona podría ser "simbológicamente ciega"? En resumen, me refiero a la idea de que, para ciertas personas, el camino de la imagen de la tarjeta a una comprensión psicológica más profunda puede no venir naturalmente por medio del intelecto y la metáfora. Esto no quiere decir que esas personas sean intelectualmente inferiores de alguna manera. Más bien, simplemente sugiero que tales individuos, por cualquier razón, tienden a confiar más en otras construcciones psicológicas cuando realizan estudios metafísicos. Para estas personas, comprender el significado pretendido  de un símbolo aún puede no resultar en una transición efectiva de la metáfora a la comprensión.

Si este es el caso, entonces, ¿qué debe hacer el buscador serio que puede ser simbológicamente ciego? Puede ser tentador sugerir que para esa persona, el tarot no es la respuesta, que quizás sería más apropiado otro enfoque que dependa menos de construcciones racionales desde el principio (como algunos de los caminos orientales más conocidos). Y ciertamente no hay nada de malo en adoptar un enfoque diferente para los estudios espirituales, siempre y cuando el método seleccionado haya demostrado resultados efectivos para el estudiante dedicado.

Sin embargo, como el tarot es una disciplina cuyas lecciones se imparten en gran medida a través de la ilustración, no necesariamente debemos descartarlo como inadecuado para aquellos que no pueden conectarse fácilmente con su expresión "tradicional". Porque no todas las ilustraciones están compuestas de símbolos, y no todo el arte está diseñado para atraer al intelecto. 

¿No sería posible, entonces, eliminar los símbolos concretos de una ilustración del tarot y reemplazarlos con alguna otra forma de componentes visuales de igual potencial, de la misma manera que eliminamos la tinta de una página y la reemplazamos con puntos en relieve en para permitir que los discapacitados visuales lean? Parece una sugerencia bastante inocente en teoría, pero en la práctica, la idea parece encontrar ocasionalmente cierta resistencia.

 

Sustitutos de símbolos

Tome cualquier mazo que haya reducido sus imágenes concretas a su expresión más simple: dos personas besándose por la tarjeta de "Amantes", por ejemplo, y es probable que encuentre más que unas pocas críticas que proclaman que el mazo es "un mero deleite" "(o peor, si el revisor encuentra las ilustraciones realmente poco atractivas). Y dado que cada mazo debe juzgarse por sus propios méritos, ciertamente tal crítica podría justificarse. Pero si la razón para hacer declaraciones despectivas se basa en gran medida en la creencia de que las cartas de un tarot carecen de contenido sustantivo, podría ser aconsejable echar un segundo vistazo con "ojos diferentes".

Tarot de Pandora - templanza
Consideremos, la carta de "Templanza" del Tarot de Pandora de Taiwán . Una descripción de las características de la ilustración daría como resultado una breve lista de componentes estereotípicos: una mujer, que se muestra desde aproximadamente la cintura hacia arriba, sostiene dos tazas (una plateada, una dorada) y vierte líquido de una a la otra. Ella no posee alas angelicales; no hay simbolismo alquímico "tejido" en su ropa. No hay antecedentes: no está posicionada entre piscinas, flores, montañas o cualquier objeto periférico fácilmente identificable. Simplemente está la mujer y las tazas. Hermoso, sí, pero aparentemente estéril cuando se somete a una evaluación rápida y superficial.
 

Y, sin embargo, cuando volvemos a mirar la imagen y la estudiamos realmente con nuestros "ojos internos", surge algo más. Una neblina oscura impregna la tarjeta, pero la expresión en el rostro de la mujer, simultáneamente intensa y serena, brilla con una luz radiante. El cuello de su túnica se ramifica hacia arriba y afuera, rodeando su rostro como el centro de una flor. Hay un efecto distinto, aunque intangible, aquí. Se evoca un estado de ánimo: pensamientos y sentimientos que no pueden describirse fácilmente en palabras o correlacionarse metafóricamente. Sin embargo, no están desprovistos de significado, de hecho, lejos de eso. Es como si pudiéramos entrar en la tarjeta y comunicarnos directamente en algún nivel con las energías representadas en ella.

 

Tarot en abstracto

Para aquellos que anhelan aún menos estructura y más "sensación cruda", podemos avanzar más en el ámbito de lo abstracto, donde la forma y el color se convierten en el medio principal para el mensaje. Aquí, la línea y el tono pueden disminuir y fluir como las mareas cósmicas, o estar separados y en marcado contraste entre sí. Puede tomar una mano altamente intuitiva y talentosa capturar los mensajes del tarot de esta manera, pero cuando el proceso tiene éxito, los resultados pueden ser extrañamente desconcertantes y profundamente conmovedores.

Margaret Petersen Tarot - Cinco de Copas

Quizás una de las barajas más famosas en esta categoría es la alemana  Margarete Petersen. Si bien no están completamente desprovistos de "símbolos concretos" antiguos, los elementos tangibles escasamente distribuidos a menudo funcionan más como un fondo para los campos desenfrenados de patrones y colores, particularmente en los arcanos menores. La cubierta se vuelve casi zen a veces, ofreciendo iluminación dentro de los círculos concéntricos de un estanque ondulante (Cinco de Copas) o las venas ramificadas de una hoja de otoño (Ocho de Monedas).

 

Para la mente entrenada para fomentar la comprensión a través del símbolo, estos tarots y sus hermanos ocasionalmente aún más abstractos pueden resultar obtusos y frustrantes. Pero para aquellos que se sienten más cómodos trabajando en los planos intuitivos desde el principio, estos mazos pueden eliminar limitaciones psicológicas innecesarias y proporcionar una puerta a la comprensión que permite que el espíritu se eleve.

 

Conclusión

Cuando vemos el tarot con nuestros ojos físicos "externos", nuestro objetivo es frecuentemente "verlo" (comprenderlo) más claramente con nuestros ojos psicológicos y espirituales "internos". Sin embargo, al igual que con nuestros sentidos físicos, puede haber diferencias individuales en cómo funcionan nuestros "sentidos psicológicos". Incluso aquellos que funcionan adecuadamente dentro de la miríada de mundo de símbolos pueden encontrar que se relacionan aún mejor con construcciones alternativas, como la atmósfera o el color crudo. 

Como resultado, las evaluaciones de funcionalidad para un tarot en particular no necesariamente deben descansar en los detalles de sus sistemas de símbolos. Por el contrario, puede ser preferible considerar si los mensajes de un mazo podrían alcanzar nuestra psique a través de canales alternativos o tradicionales.

Si realmente creemos en la máxima metafísica "Una verdad, muchos caminos", entonces debemos a los creadores de mazos abrir nuestras mentes con respecto a la forma en que se pueden expresar los profundos mensajes del Tarot.

0 comentarios

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados